Introducción

En un mundo cada vez más tecnificado, la contra cara de las ventajas de la tecnología la ofrecen los fallos ocasionados por los cortes o caídas de las comunicaciones o del suministro eléctrico.

Muchos de estos fallos son ocasionados por roedores (de acuerdo con las estadísticas entre el 25 y el 35% de los cortes en cables de comunicaciones o eléctricos son ocasionados por roedores).

Las ratas, además de ocasionar desperfectos, constituyen un peligro para la población pues transmiten enfermedades, atraen a otros animales de los cuales son sus alimentos (por ejemplo, serpientes) y sus excrementos y orines son fuente de infecciones y enfermedades.

Entendiendo a los roedores

Las ratas viven en la naturaleza en madrigueras. Entran a sitios habitados huyendo de algún animal (gatos o serpientes), del frío o del calor excesivo. Una vez dentro, si encuentran el lugar tranquilo y nada les “molesta” anidan allí.

Como el alimento se encuentra en la naturaleza, salen a comer y vuelven a su nueva casa. Una vez que se alimentaron, necesitan gastar sus dientes, pues los incisivos de las ratas y ratones crecen permanentemente y en caso de no gastarlos les entran en el cerebro.

¿Qué es lo que roen? La cubierta de plástico de los cables eléctricos provocando cortocircuitos, los cables de comunicaciones, la fibra óptica provocando cortes, y otros materiales.

Además, orinan en tableros eléctricos, o  provocan corto circuitos en transformadores u otras instalaciones ocasionando fallas graves y costosas por ejemplo: (https://www.publico.es/actualidad/rata-provoca-cortocircuito-transformador-y.html)

Los sistemas tradicionales para combatirlos 

Lo más común a la hora de intentar combatir los roedores, es utilizar los métodos convencionales: cebos o venenos y trampas de diverso tipo.

Estos sistemas tienen en común varias desventajas:

No siempre hacen efecto y aún cuando lo consiguen tardan en hacerlo.

Aún cuando hacen efecto no logran una alta eficacia.

Se basan en matar a los animales, dejando olores, y restos. Al morir el animal, los parásitos que en él habitaban (pulgas, etc.) buscan otros animales de sangre caliente constituyendo un foco infeccioso peligroso.

Al tardar en hacer efecto, los roedores siguen provocando daños.

Nuestro enfoque

El enfoque con el que trabaja el sistema IRat Electrosonic, es completamente diferente.

Nuestras tarjetas inteligentes generan un ambiente hostil para los roedores, de modo que aún en caso de entrar salgan de inmediato.

Este ambiente hostil se debe a ultrasonidos inaudibles para el ser humano, pero intolerable para las ratas.

Nuestra tarjeta genera múltiples programas variando frecuencias, potencias y duraciones con lo cual no hay acostumbramiento.

Al no poder permanecer no ocasionan daños.

Por tratarse de un método que los aleja no es cruento ni peligroso.

Entra en funcionamiento de inmediato y está activo 24/7.

Trabaja a bajo voltaje y consume muy poca energía.

Como trabajamos

Concertamos una visita al sitio que tiene problemas. Allí tomamos fotografías, medimos y analizamos el alcance del problema y las instalaciones críticas a proteger.

Con esta información elaboramos un informe, un plan de trabajo acorde a las necesidades y un presupuesto sin cargo.

Una vez aceptado, instalamos el sistema y adiós roedores!